Me llamo Jesús Fernández Chico, soy natural de Roa, donde pasé los primeros veintitrés años de mi vida y quiero explicar las circunstancias que me llevaron a la elaboración de maquetas, una afición que, aparte de su naturaleza autodidacta, conlleva interés por la historia, el arte y la arquitectura, así como la aplicación de técnicas de pintura y artes decorativas.

Por motivos personales tuve que ausentarme de Roa hacia el año 1978 y, como bien se sabe, viviendo alejado de tu pueblo natal, con el tiempo, se desarrollan una serie de sentimientos que hacen que te apasione todo aquello que haga referencia al mismo.

En 2001 comencé haciendo trabajos en relieve sobre sitios históricos o emblemáticos de Roa que aparecían en un antiguo plano de 1850 realizado por Francisco Coello. Al mismo tiempo tiré de datos históricos del libro "La Villa de Roa" de F. Zamora y leyendo entre líneas fui imaginando muros, torres y parajes de su pasado.

Fue a partir de 2005 cuando salté a elaborar maquetas completas de bulto redondo, coincidiendo con mi asistencia a los cursos de Historia del Arte que se impartían en el Centro de Educación de Adultos de Aranda de Duero. Allí, durante tres años seguidos, cultivé mi interés por los distintos elementos y estilos arquitectónicos que se dan en el vasto Patrimonio Cultural que nos rodea, consultando todo tipo de publicaciones que caían en mis manos.

En las múltiples excursiones culturales, con la visita a decenas de edificios históricos de otras ciudades y pueblos, siempre ha sido causa de mi admiración el hecho de disponer hoy de un patrimonio de tantos siglos. Por diversas causas, tal situación no se da en Roa, donde apenas han llegado a nuestros días restos de aquel legado cultural que, seguramente, dio esplendor a nuestra Villa, por lo que me propuse descubrir el aspecto que pudieron tener lugares y construcciones de cierto interés, reproduciéndolos a pequeña escala.

La exposición de Julio 2010 en el Centro Cívico de Roa, fue la primera de mi obra completa. La gran ilusión que puse en ella resultó sobradamente recompensada con una masiva asistencia de Raudenses, principalmente, que no cesaban en exteriorizar sus sentimientos acerca de nuestro pueblo al descubrir parte de aquel Roa que no pudo llegar a nuestros días debido a los avatares de la historia.

Actualmente la colección está en constante crecimiento y contiene obras relacionadas con el entorno en el que vivo: Roa, Aranda y Torresandino, sin descartar la posibilidad de seguir ampliándola con las joyas patrimoniales de otras localidades de la Ribera del Duero.

Todas mis obras, no exentas de anacronismos, reciben en su conjunto el apelativo de "Piedras Imaginadas", ya que están total o parcialmente reconstruidas con inspiración en escritos, planos, restos arquitectónicos, fotos antiguas, declaraciones de terceras personas, etc. y aplicando, dentro de mis limitados conocimientos, los estilos arquitectónicos propios de cada época.

Las maquetas son piezas únicas realizadas con cartón destinado al reciclaje y algún día, si fuera posible, me gustaría cederlas a una Institución o Fundación que asegure su custodia y divulgación. Mientras tanto, deseo que sigáis disfrutando de esta colección, a través de la exposición virtual que ha sido dotada de contenidos interactivos y didácticos para una mejor comprensión de las obras representadas.

El autor.