El Parque Natural de Hoces del Río Duratón está situado al noreste de la provincia de Segovia; en 1.989 fue declarado Parque Natural por las Cortes de Castilla y León.
Lo componen los 25 Km del río Duratón, entre Sepúlveda y la presa de Burgomillodo.
Son impresionantes los paredones que el río ha excavado a lo largo tiempo; alguno de ellos alcanzan los cien metros de altura.
En nuestro recorrido por el Parque tendremos oportunidad de observar pequeñas aves como lúganos, jilgueros, pardillos, verdecillos, pinzones, ruiseñores, lavanderas, collalbas, alondras, roqueros, currucas, herrerillos, etc., y otras de mayor tamaño: águila real, águila calzada, azor, milano negro, milano real, alcotán, alimoche, halcón peregrino, cernícalo, buho real, grajilla, chova piquirroja y el representante principal de la fauna del Parque, el buitre leonado.
Además de las aves, y haciendo alarde de una buena observación, podemos también disfrutar de la visión de anfibios, reptiles, peces y mamíferos.
Si lo que queremos es disfrutar de la visión de la flora, tendremos ocasión de admirar los alisos, sauces, olmos, fresnos, álamos, chopos, sabinas, enebros, pinos resineros, tomillos, salvias y diverso matorral
En el Parque se conservan restos de la presencia de eremitas y religiosos de diversas Órdenes: la cueva de los Siete Altares, junto al puente de la carretera que une Sebúlcor y Villaseca, la ermita de San Frutos y el Monasterio de la Hoz, que bien merecen una visita.
Diversas empresas de la zona ofertan recorridos en canoa por el río Duratón que le permitirán tener una visión diferente de las Hoces desde el interior del río.
El 25 de octubre se celebra la fiesta del patrón de Segovia, San Frutos, con una popular romería en este maravilloso entorno.